Como auténticos regalos,

del Mundo nos llegan los cristales.

Trasmitiéndonos su energía y frecuencia

adecúan nuestra vibración,  nos muestran la armonía.


La Tierra nos regala las flores.

Sólo observando sus formas y colores,

descubrimos la magia y alcanzamos la armonía.


Envueltos por el Universo,  sintiendo su energía,

llegamos a ser parte de la Esencia única,

que es la Vida.


Atesorando y compartiendo esta ayuda,  

deseamos trazar en tu vida,

pinceladas de armonía.


(placeholder)